El Euríbor sigue en negativo. Vuelven a abaratarse las hipotecas

Resultado de imagen de firmar hipoteca

El Euríbor, índice que al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas, sumará en agosto su séptimo mes consecutivo en negativo y previsiblemente cerrará próximo al -0,048%, frente al -0,056% registrado en julio, el menor nivel de su historia.

A falta de un valor para cerrar agosto, el Euríbor se sitúa en estos niveles tras llevar su caída diaria al entorno del -0,05%. En el mes de julio, el Euríbor volvió a romper mínimos históricos en tasa diaria debido a la incertidumbre que generó el apoyo al ‘Brexit’, llegando a sumergirse en el -0,063%.

Con estos valores, las hipotecas de 120.000 euros a 20 años con un diferencial de Euríbor+1% a las que les toque revisión tendrán una rebaja de unos 135 euros en su cuota anual o, lo que es lo mismo, unos 11 euros al mes.

Resultado de imagen de dinero euros billetes

Jaime Díez, analista de XTB, ha destacado que la “calma absoluta” se ha instalado en el Euríbor en agosto, pese a la “leve subida” respecto al mes anterior. “La tranquilidad financiera vivida durante el mes estival, alejada de otros turbulentos veranos, tiene un claro reflejo en el Euríbor, que ha pasado un 90% de los días del mes cotizando entre el -0,047% y el -0,05% donde ha finalizado los últimos días del mes”, ha resumido.

Díez apunta que este leve repunte del Euríbor “permite estabilizar sus precios y romper con las acusadas caídas que venía sufriendo en el último tramo”. Insiste en que esta subida no implica un cambio de tendencia, pero sí muestra los primeros pasos para “una necesaria estabilización que evite nuevos mínimos y el impacto que esto supone para las cuentas anuales de las entidades financieras”.

FUENTE : BLOG FOTOCASA

VISITANOS EN : FINANHOUSE SERVICIOS INMOBILIARIOS Y FINANCIEROS

Anuncios

La compra de vivienda vuelve a ser mejor opción que el alquiler

Las bajadas de los tipos de interés y del precio de la vivienda de los últimos años, especialmente con el descenso del Euríbor, han hecho que la opción de la compra de vivienda vuelva a ser más atractiva que la del alquiler, según el consultor inmobiliario de entidades financieras españolas y extranjeras y fundador de Red Expertos Inmobiliarios (REI), Eduardo Molet.

En su opinión, comprar es ahora “más atractivo que alquilar, incluso si se hace con una hipoteca con un tipo de interés fijo”, ya que un piso medio con una hipoteca de 100.000 euros e interés fijo representa para el comprador una cuota mensual de entre 350 y 400 euros al mes.

Esto se daría en una hipoteca a 30 años del 80% del precio de compra y con todo incluido, en cambio, alquilar un piso de las mismas características representaría para el inquilino un gasto mensual de unos 500 euros.

“Mini burbuja inmobiliaria” en algunas zonas

 

Todo esto tendrá consecuencias en el mercado inmobiliario a corto plazo, según Molet, que pronostica que se producirá vez a más un repunte en el precio de la vivienda. “En ningún caso alcanzará los niveles de la época de la burbuja, pero cabe la posibilidad de que en grandes ciudades y zonas de costa los precios suban a mayor ritmo que en otras partes de España. Ya lo estamos viendo en Barcelona y Madrid”, añade.

De esta forma, pronostica que el abaratamiento tanto de las hipotecas como de la vivienda llevará a una “mini burbuja inmobiliaria” en los próximos meses en determinadas zonas de España.

Según el consultor inmobiliario, esto se producirá porque las hipotecas están más bajas que nunca y los precios de los piso también, y en cuanto los niveles de demanda de vivienda comiencen a subir considerablemente, los precios de los pisos harán lo propio.

 

FUENTE  : FOTOCASA

VISITANOS : WWW.FINANHOUSE.COM

La recaudación del impuesto de plusvalía se dispara un 50% desde la crisis mientras que el valor de las viviendas ha caído un 30%

Es una de las paradojas más desagradables para los vendedores. Aunque muchos han tenido que vender su vivienda con pérdidas o con escasas ganancias, los ayuntamientos les han cobrado el impuesto de plusvalía municipal cuando no ha habido ni incrementos de valor. Así, mientras el precio real de las casas ha bajado un 30% desde el estallido de la crisis, la recaudación por este tributo local se ha disparado un 50%, hasta los 2.096 millones de euros. Ahora se cuestiona si es constitucional pagar más por un impuesto que lo que has ganado (o no) vendiendo una casa.

¿Cómo es posible que los ingresos obtenidos por el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, más conocido como Plusvalía municipal, no hayan dejado de subir tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria? Desde 2007 ha subido casi un 50%, hasta los 2.096 millones de euros, según datos del Ministerio de Hacienda. Si tenemos en cuenta el arranque de la serie histórica en 1995, entonces la recaudación ha aumentado más de un 400%, como se puede ver en el gráfico adjunto a la noticia.

La recaudación del impuesto de plusvalía se dispara un 50% desde la crisis mientras que el valor de las viviendas ha caído un 30%

En cambio, como se puede ver en el gráfico, el precio de la vivienda no ha parado de bajar desde el crash de la burbuja. En concreto, acumula una caída del 30%, según datos del Ministerio de Fomento.

Esta dicotomía se explica porque este tributo no se calcula sobre el precio de venta de la vivienda, sino sobre el valor catastral del suelo y en virtud de una fórmula matemática que siempre da un resultado positivo para las arcas municipales, incluso aunque haya bajado el valor catastral, tal y como recuerda Carmen Giménez, abogado titular de G&G Abogados. Esta fórmula, según explica, está ahora mismo en entredicho en el Tribunal Constitucional por vulnerar el principio constitucional de capacidad económica.

“se aplica un porcentaje anual que va incrementando el importe del impuesto y que suele ser del 3% con un máximo de 20 años”, señala Giménez. A su vez, el valor catastral toma como referencia para su fijación los valores reales de mercado pero su revisión depende de cada ayuntamiento, con lo que suele ser muy diferente con respecto al precio real de compraventa.

De hecho, se deben revisar como máximo cada 10 años, algo que no hicieron las administraciones locales durante los años de bonanza pero sí en los años de crisis. ¿El resultado? Los valores catastrales experimentaron una fuerte subida, mientras el ritmo real del mercado iba en dirección contraria.

Para más inri, las revisiones de los valores catastrales se han hecho en la mayoría de los municipios en los años 2012, 2013 y 2014, un hecho que se evidencia en el gráfico, pues es cuando más ha aumentado la recaudación. No obstante, en los últimos años ha habido municipios que han aplicado coeficientes de actualización de los valores catastrales reductores, con lo que cuentan con valores reducidos y más próximos a la realidad del mercado inmobiliario. Sin embargo, esta rebaja no se ha hecho en la misma proporción que los precios de mercado.

¿Es un impuesto inconstitucional?

Cada vez más juzgados en España consideran este tributo inconstitucional por gravar incrementos de valor inexistentes o incluso por confiscar los pocos beneficios que se hayan podido obtener.

Por ejemplo, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de finales del pasado mes de enero reconoce esa colisión que se produce entre la posibilidad de que no haya hecho imponible al no haber ganancia en la venta de la vivienda y la existencia de la fórmula matemática fija y porcentual que impide que el importe del impuesto baje.

José María Salcedo, socio del despacho de abogados Ático Jurídico, asegura que cada vez más juzgados y tribunales están reconociendo la inexistencia de hecho imponible, y por tanto de tributación por la plusvalía municipal, en los casos en los que el contribuyente ha transmitido su vivienda en pérdidas”. Por eso, recomienda recurrir el cobro de este impuesto a quienes hayan vendido su casa con pérdidas o con escasos beneficios.

Ya son varias las comunidades autónomas en las que sus tribunales se decantan por la doctrina de que si se vende un inmueble con pérdidas, no se genera obligación del contribuyente a abonar el impuesto de plusvalía.

¿Cómo funciona la plusvalía municipal?

Este impuesto tiene establecida su estructura tributaria en los arts. 104 a 110 de la Ley de Haciendas Locales. Está definido como un impuesto directo y objetivo que grava el incremento del valor de los bienes inmuebles que se genera durante el período en el que pertenece al vendedor, y que se pone de manifiesto en el momento de su transmisión (venta, herencia o donación –liquidación de gananciales y extinción del condominio son actos no sujetos o que no pagan-). En definitiva, el hecho imponible del impuesto, para su existencia, es precisamente ese incremento de valor, tal y como explica Carmen Giménez.

“Asimismo, en la Ley de Haciendas Locales, se establece el método de cálculo para determinar el importe del impuesto, de manera que con dicho método de cálculo nos encontramos con que es imposible que el valor de un inmueble se estanque o descienda nunca, siendo la realidad actual totalmente diferente. Es decir, con dicho método de cálculo, siempre y en cualquiera de los casos, incluso con la crisis actual y la fuerte bajada de los precios en el ámbito inmobiliario, hay un resultado positivo recaudatorio para la Administración Municipal”, subraya Giménez.

VISITANOS : www.finanhouse.com

Fuente : IDEALISTA /NEWS