El color que facilita la venta de tu casa.

Artículo escrito por matthieu bouchon, socio y director comercial de Barcelona home staging

Todo experto del sector inmobiliario, y todo propietario que puso en algún momento su piso o su casa en venta, lo sabe: la primera impresión es fundamental. Al comprador potencial le tiene que gustar el inmueble desde el primer momento de su visita, para que haya una posibilidad de venta.

Por esta razón son cada vez más los propietarios que cuidan la presentación de su inmueble y se aseguran que quede lo más atractivo que pueda – algo que no era tan obvio ni común en una época en la que se vendía cualquier cosa a cualquier precio. Muchos de ellos recurren a las técnicas del ‘Home Staging’, es decir de la preparación estética y práctica del inmueble.

Una de las etapas más destacadas de esta preparación es, muy a menudo, pintar el piso o la casa: paredes, techos, y a veces también puertas y Marcos. A la hora de emprender este trabajo previo a la venta, viene una pregunta: pintar, pero ¿De qué color? Cuando se trata de vender o de alquilar una vivienda, la respuesta es muy clara: de blanco. Aquí están las razones.

El blanco es frescor. Un tono apagado, deslucido, o superficies con manchas, grietas o agujeros, no son favorables cuando de atraer y convencer a un comprador se trata. El blanco es, con diferencia, la mejor opción para dar a una vivienda el tono limpio y fresco que se requiere para la comercialización de un inmueble.

home_staging_articulo_19_-_foto_2

El blanco es luminosidad. Nada mejor que el blanco para diferenciarse en este criterio clave para la venta que es la luminosidad de una vivienda.

home_staging_articulo_19_-_foto_3

El blanco es neutralidad. Si de vivir en la casa se tratara, el objetivo sería que quede más bonita, y que corresponda más con el gusto y con los deseos de sus propietarios; entonces sí que se pintaría de amarillo, de verde, de azul o de lo que sea. Pero el objetivo no es éste: se trata de vender la casa, y para esto nada mejor que pintar de blanco. Con el blanco, la neutralidad y la sobriedad son totales, cada uno se puede sentir cómodo desde el primer instante, y cada uno se puede ir imaginando cómo quedarían sus muebles, sus cosas y su vida en los espacios de una casa. Esto es lo que se requiere para vender: neutralidad y sobriedad, nada de personalización. El blanco es ideal para conseguir estos objetivos.

home_staging_articulo_19_-_foto_1

El blanco es ahorro. Pintar uniformemente de blanco es la opción más barata para el lavado de cara de un inmueble previo a la puesta en venta del mismo.

home_staging_articulo_19_-_foto_4

Los profesionales del ‘Home Staging’ ofrecen soluciones a medida para poner una vivienda a punto para su venta rápida y al mejor precio, y pintar de blanco es uno de los actos que incluyen en sus operaciones. Lo hacen además con un modelo de financiación 100%: el propietario paga 0 € hasta la venta de su inmueble.

home_staging_articulo_19_-_foto_5
Anuncios

La Caixa Research: el esfuerzo financiero para comprar una casa está en cotas sostenibles.

Una de las variables más utilizadas para saber si la vivienda es accesible es el cálculo del precio sobre la renta bruta disponible para un hogar. En un informe mensual de La Caixa Research, denominado “Termómetro Inmobiliario”, la entidad señala que  el esfuerzo para acceder a la vivienda ha bajado a niveles de 6 años de salario anual, acercándose a lo que considera una nueva zona de equilibrio.

El servicio de estudios del banco asegura que se observa claramente el ajuste de precios que se produjo tras la crisis, donde el precio de la vivienda pasó a ser de 9 a 6 veces la renta bruta disponible de un hogar. “En los últimos trimestres se observa que esta ratio se ha estabilizado, acercándose a lo que consideramos una nueva zona de equilibrio. De ahora en adelante, se espera que los precios crezcan en línea con la renta bruta disponible, por lo que el esfuerzo para acceder a la vivienda se mantendría alrededor de la zona de equilibrio”, señalan en el informe.

“La mejora de las condiciones financieras y del mercado laboral también está contribuyendo a que el esfuerzo de los hogares para adquirir una casa se sitúe en costas sostenibles”, reza el informe.

Según datos del Banco de España, el último dato disponible que se tiene es de diciembre de 2014, momento en que las familias españolas necesitaron el salario bruto anual familiar de 6,4 años para pagar el precio total de una casa. El consenso de algunos expertos señala los 4-4,5 años de salario bruto anual como un nivel de equilibrio.

esfuerzo-compra-vivienda-dic-2014

En definitiva, La Caixa estima que en conjunto los precios ya se encuentran en niveles de equilibrio, después de subir un descenso del 30% en términos nominales (del 37% en términos reales) desde el primer trimestre de 2008.
La entidad financiera reconoce que el sector inmobiliario comienza a recuperarse y que el recorrido al alza de la demanda y la oferta es amplio.

Sin embargo, espera que la recuperación sea gradual. Para la demanda, asegura que es clave que se consolide la recuperación del mercado laboral “ahora que las medidas adoptadas por el BCE permiten pensar que las condiciones financieras serán favorables durante mucho tiempo”.

En cambio, señala que la recuperación de la oferta sigue estando muy condicionada por el stock de viviendas. En este sentido, apunta que es importante tener en cuenta la heterogeneidad entre regiones. De hecho, señala que en algunas el exceso de oferta es prácticamente inexistente, y ya se aprecia una recuperación de la actividad.

“El nuevo ciclo empieza con unas constantes vitales saludables, pero será imprescindible ir tomando la temperatura al sector para asegurarnos de que no se vuelven a cometer los errores del pasado”, sentencia.

Fuente: http://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2015/05/12/736863-la-caixa-research-el-esfuerzo-financiero-para-comprar-una-casa-esta-en-cotas

La vivienda, un lugar idóneo frente al estrés aplicando el ¨homestaging¨ adecuado.

El hogar, si se sabe sacarle partido, puede ser el aliado perfecto para escapar del estrés diario y mantener un estado óptimo de salud. Para ello, hay que trabajar la vivienda desde varios ejes como son los colores o la iluminación.

Al entrar en una vivienda, para dejar atrás el ajetreo exterior, la sensación que debería inspirar es de paz y bienestar. La agitada vida diaria lleva a ir acumulando estrés de forma imperceptible y continuada, provocando estados de insatisfacción general y predisposición a todo tipo de dolencias. La vivienda debería encarnar un refugio ante esto.

El color

Uno de los aspectos a tener en cuenta tiene que ver con los estímulos que genera en el organismo las exposiciones oculares a diferentes intensidades de luz y diferentes colores. Hay toda una psicología desarrollada sobre el estudio del color: así, los colores vivos incitan a la actividad mientras que los tonos pastel fomentan la tranquilidad; además, existen infinidad de matices que ayudan a mejorar las sensaciones que trasmiten.

Esas sensaciones pueden ser diferentes en cada persona, así que lo ideal es que cada inquilino experimente lo que le transmite cada color hasta dar con el más adecuado, para alcanzar el sosiego deseado antes de decantarse por un color determinado para una estancia. Además, se recomienda que dichas gradaciones sean diferentes por cuartos de forma que aquellas habitaciones, en función de las tareas a realizar en ellas.

La iluminación

Con respecto a la iluminación, hay que centrar los esfuerzos en encontrar el tipo de luz que despierta la sensación de paz en el individuo. Habitualmente, la incidencia de las luces tenues es mucho más beneficiosa para conseguir un ambiente relajado, aunque esto no siempre se cumple. Por eso, en muchos países nórdicos, se recurre al uso de velas como forma habitual de iluminación, encontrando en esa intensidad el beneficio para el descanso.

También hay que tener en cuenta el tipo de televisión que se usa, ya que el tipo de luz que desprenden estos tipos de aparatos en ocasiones es opuesto al objetivo perseguido de alcanzar el confort alejando cualquier factor estresante.

La distribución de las estancias

Por otro lado, no se debe olvidar lo esencial que es, junto a la iluminación y la elección de colores, llevar a cabo una correcta distribución de las estancias, con el fin de definir las actividades que se desenvolverán en cada una ellas.

Después, en la medida de lo posible, se debe hacer un correcto uso de las áreas definidas: por ejemplo, respetando que el dormitorio sea el espacio para dormir y no usándolo como lugar de trabajo. Asimismo, es importante mantener el orden en la vivienda, ya que, visualmente, las cosas amontonadas y los espacios recargados fomentan la sensación de agobio y malestar.

La confianza del consumidor sube 1,4 puntos en abril y alcanza un nuevo máximo

crecimiento economia

La confianza del consumidor repuntó 1,4 puntos en abril respecto al mes anterior, hasta los 101,8 puntos, gracias a la mejor valoración que hacen los consumidores de la situación actual, si bien el indicador de expectativas experimentó un retroceso de 1,1 puntos.

El resultado de abril supone un nuevo máximo en la serie del indicador de confianza del consumidor, que por segunda vez consecutiva logra situarse por encima de los 100 puntos, según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

El aumento de la confianza en abril se debió al repunte del indicador de situación actual en 3,9 puntos, hasta los 91 puntos, nuevo máximo histórico. Esta evolución es resultado de la mejor valoración que hacen los consumidores de la situación actual de los hogares (+4,9 puntos), del empleo (+4,3 puntos) y de la economía (+2,7 puntos).

Por el contrario, las expectativas de los consumidores empeoraron 1,1 puntos en abril, hasta los 112,6 puntos, como consecuencia de la bajada en 3,7 puntos de las expectativas de los hogares, ya que las referidas al mercado laboral aumentaron 1,1 puntos y las relacionadas con la situación económica permanecieron estables.

El ICC recoge mensualmente la valoración de la evolución reciente y las expectativas de los consumidores españoles relacionadas con la economía familiar y el empleo, con el objetivo de anticipar sus decisiones de consumo. El indicador recoge valores de entre 0 y 200, considerándose que por encima de 100 la percepción es positiva y por debajo, negativa.

En comparación con el dato del mismo mes del pasado año, el CIS aprecia un avance “muy significativo”, ya que el alza de la confianza del consumidor alcanza los 19,8 puntos, con ganancias de 24,8 puntos en la valoración de la situación actual y de 14,9 puntos en las expectativas.

En concreto, la valoración actual de la situación económica del país es hoy 28,1 puntos superior a la de abril de 2014, dado que las opciones que ofrece el mercado de trabajo se valoran 26,8 puntos por encima del valor de hace un año y la situación en los hogares ha mejorado en 19,6 puntos desde entonces. En porcentaje, la valoración de las posibilidades del mercado laboral aumenta un 41,6%, la de la situación económica general sube un 41,8% y la de los hogares repunta un 29,3%.

En términos interanuales, los datos de expectativas también ofrecen una evolución “muy favorable” desde abril de 2014, con avances de 16,4 puntos, 10,4 puntos y 18 puntos en la situación económica del país, de los hogares y del mercado del trabajo, respectivamente. En porcentaje, las expectativas respecto a la situación económica general han crecido en el último año un 16,6%, al tiempo que las referidas al empleo y a los hogares han repuntado un 18% y un 11%, respectivamente.

fuente:http://www.fotocasa.es